ANATEMA Día 2

ANATEMA Día 2

El jueves pasado realizamos la primera de una serie de tres mesas de discusión que nos propusimos desde el comienzo en este proyecto. Para este formato convocamos a tres referentes complementarios a nuestro criterio, con perfiles que nos interesan para hablar sobre algunos de los temas que nos mueven y queremos poner en discusión como equipo. Inés Pereyra está a cargo de la moderación de las mesa y nos acompañará en las próximas dos instancias de intercambio y debate que restan en la programación.

Esta vez la actividad sucedió en el perifoneo del Auditorio Nacional del SODRE, en donde más de 50 personas con diferentes inquietudes y proyectos, participaron de este intercambio que llamamos “Inclusión y accesibilidad en la cultura”.

Las 80 inscripciones previas nos hicieron prepararnos días antes para recibir a un público numeroso y diverso. Sabíamos que era una temática difícil de abordar por la cantidad de enfoques que puede haber sobre un mismo tema, pero estuvimos muy convencidos desde el principio de que los expositores invitados a formar parte del panel (Natalia Espasandín, Paula Antalbian y Fabián Marquisio) eran los indicados para dar una perspectiva tanto amplia como concreta que permitiera quedarse no sólo con reflexiones sobre inclusión y accesibilidad conceptualmente, sino también con una serie de acciones simples o pequeños cambios específicos para llevar a cabo en nuestros proyectos y producciones culturales que aporten a que los contenidos tengan en consideración aspectos que en general no se tienen respecto a las distintas formas de acceso a los bienes culturales para personas, por ejemplo, con algún tipo de discapacidad.

Fotos de Aimé Castro, Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0)
Inés Pereyra, Natalia Espasandín, Paula Antalbian y Fabián Marquisio

Es importante considerar que en Anatema nos interesa problematizar sobre este tema también desde la perspectiva de las personas con discapacidad como posibles generadores de cultura, y no como meros espectadores pasivos a quienes hay que adaptar los contenidos para que consuman productos. El acceso y la participación a la cultura debe ser integral y esta visión no quisiéramos que sea esquiva en nuestro enfoque del tema.

El punto de partida desde donde nos paramos al comienzo fue el Art. 30 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, de la que Uruguay es Estado Parte. Este artículo en especial se enfoca en que todos tenemos el mismo derecho a participar de la cultura, y el hecho de que seamos uno de los países firmantes obliga al Estado a garantizar estos derechos. Pero no nos quisimos quedar allí, pues creemos que si realmente existen ciudadanos que quieren una sociedad más inclusiva y accesible debemos empezar por tomar acciones sin esperar que otros las resuelvan por obligación.

En consonancia con lo antedicho, se buscó que el evento sea coherente con lo que promueve y contamos entre otros detalles con ingreso con rampas, programa de mano en braille  e intérpretes de lengua de señas. Mariana Silva y Victoria Da Silva fueron las intérpretes en esta ocasión, gracias a ellas supimos que la comunidad sorda no tiene una seña propia que signifique “SODRE” como espacio físico, lo que nos hace concluir sin mucho esfuerzo, que es un lugar al que no asisten personas sordas o hipoacúsicas. Quizás no tanto por falta de voluntad institucional sino por escasez de producción cultural enfocada a esta discapacidad en particular. Nos encontramos entonces con que la accesibilidad, por poco que esté considerada, está más orientada a dos principales discapacidades: personas con movilidad reducida (usuarios de silla de ruedas, andador, muletas) y personas ciegas o con baja visión.

Fotos de Aimé Castro, Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0)
Público, panelistas y Mariana Da Silva intérprete de lengua de señas

La participación del público asistente no tardó en darse, de hecho quedaron varias personas en lista para preguntar que no pudimos contemplar por falta de tiempo. Nos quedamos pensando en qué podemos hacer para que esta actividad no sea una más aislada y encuentre su capacidad de proyección en un futuro no muy lejano. También pensamos que deberíamos haber propuesto un foro de debate posterior en el que el intercambio pueda seguir de manera online y las ideas puedan llevarse a hechos concretos.

La sensación final fue de que se habló de muchas cosas interesantísimas que bien valdrían para una mesa en especial de cada una, los temas son apasionantes y dan mucho que hablar. El tiempo siempre es poco, aunque fue una hora y media con todos los elementos (y más) que queríamos poner en reflexión ese día.

Una vez más, agradecidos a todo el equipo del SODRE por su disposición y apoyo profesional constante.

Lo próximo es el recital de las bandas Power Chocolatín Experimento de Uruguay y Cuco de Argentina, una fecha que promete muchísima intensidad. Las entradas las pueden obtener a través de Tickantel.

¡Hasta pronto!

Equipo de Anatema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *